La comuna de Sierra Gorda tiene sólo 5.000 habitantes distribuidos en dos poblados, Sierra Gorda y Baquedano, distantes 74 km entre sí, en pleno desierto. Por décadas, vivieron sin suministro de agua potable constante y de calidad óptima, a lo que se fue sumando la obsolescencia de las plantas de tratamiento de aguas servidas. Para el Estado se hacía difícil justificar la inversión necesaria para instalar un sistema de alcantarillado y agua potable para una comuna de estas características.

La iniciativa del alcalde, don José Guerrero, el compromiso de Aguas Antofagasta y el decidido apoyo de tres empresas mineras que operan en los alrededores (Spence, Sierra Gorda SCM y Antofagasta Minerals), hizo posible materializar la construcción de un sistema de abastecimiento de agua potable y tratamiento de aguas servidas en ambas localidades de la comuna, un proyecto clave del Plan de Desarrollo Integral del municipio.

El proyecto tuvo un costo total de US$ 9 millones. Comprende dos plantas de tratamiento de aguas servidas y dos estanques elevadores de agua, distribuidos entre Baquedano y Sierra Gorda. A través de Minera Centinela, el Grupo Antofagasta Minerals aportó US$3 millones.

La inauguración se celebró el 16 de diciembre de 2014, en presencia de los vecinos y varias autoridades, entre ellas la ministra de Minería y el intendente de Antofagasta. En la ocasión, el Presidente Ejecutivo de Antofagasta plc, Diego Hernández, explicó que el Grupo Minero tiene planes de permanecer 50 años en la zona donde actualmente opera Minera Centinela, construye su proyecto Óxidos Encuentro y está próximo a ingresar su proyecto DMC al sistema de evaluación ambiental.

“Creemos que nuestro desarrollo minero debe ser coherente con el de los territorios y comunidades que nos acogen. Por eso, con esta obra, quisimos retribuir a Sierra Gorda contribuyendo de manera muy concreta a mejorar la calidad de vida de los vecinos" – Diego Hernández, CEO Antofagasta plc.