• El proyecto se desarrolló en conjunto con la comunidad, la fundación Colorhabitante y Minera Centinela y fue acogido por la Ley de Donaciones Culturales (LDC). La iniciativa consistió en la recopilación de la memoria e historia de los habitantes de esta localidad costera ubicada a un costado de la ruta 1, a unos 57 kilómetros al norte de la ciudad de Mejillones.
  • “Contribuir a materializar iniciativas y proyectos concretos que representen el sentir e interés de la comunidad es parte de nuestro modelo de gestión social. Por eso agradecemos la confianza y entrega de los michillanos y michillanas que volcaron sus sueños y recuerdos en estos murales que ellos mismos contribuyeron a pintar”, indicó el gerente de Asuntos Públicos Norte de Antofagasta Minerals, Jorge Araneda.

“Estos murales se convirtieron en verdaderas obras de teatro, de pintura y arte. Hoy podemos ver en nuestra pequeña comunidad, colores hermosos y los rostros de nuestros niños y niñas de la escuela retratados en los muros”. Así describe la profesora de la Escuela Lucila Godoy Alcayaga de Michilla, Rosa Contreras, el proyecto Murales Patrimoniales llevado a cabo entre la comunidad, la fundación ColorHabitante y Minera Centinela.

La iniciativa se desarrolló con el propósito de fortalecer la memoria colectiva de la localidad de Michilla y promover instancias de relacionamiento social de la comunidad. Para ello Minera Centinela en conjunto con la Fundación ColorHabitante, impulsaron una intervención artística que reúne más de 3 mil metros cuadrados de murales. Las obras pueden ser apreciadas a un costado de la ruta 1, a unos 57 kilómetros al norte de la ciudad de Mejillones.

“El origen del proyecto nace por una necesidad de la localidad, de hermosear las calles y sus pasajes. Y dentro de las alternativas se levantó la opción de pintar murales, pero no cualquier mural, sino obras con contenido basado en la memoria y en los testimonios de los mismos vecinos y vecinas, dando vida al poblado a través de su historia e identidad”, indicó el director del proyecto y muralista de la Fundación ColorHabitante, Francisco Tapia.

Las pinturas destacan, entre otras cosas, los atributos actuales que tienen para ellos “Carolina de Michilla”, la “Semana Michillana” y la astronomía. En el proyecto colaboraron los niños y niñas de la escuela Lucila Godoy Alcayaga G-98.

Este trabajo colaborativo contó con el apoyo de la Ley de Donaciones Culturales del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, permitiendo que estas piezas se preserven en el tiempo y contribuyan como vestigios que permitan reconocer a Michilla dentro de la Región de Antofagasta.

“Contribuir a materializar iniciativas y proyectos concretos que representen el sentir e interés de la comunidad es parte de nuestro modelo de gestión social. Por eso agradecemos la confianza y entrega de los michillanos y michillanas que volcaron sus sueños y recuerdos en estos murales que ellos mismos contribuyeron a pintar”, indicó el gerente de Asuntos Públicos Norte de Antofagasta Minerals, Jorge Araneda.